Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon

Arqueología y Románico Norte


Hay muchas maneras de conocer el Plan de Intervención Románico Norte en toda su dimensión. Para los amantes de la Historia y la Arqueología, hemos preparado esta ruta que permite al visitante conocer algunas de las más relevantes intervenciones desarrolladas en las iglesias románicas y sus entornos, a la vez que le acerca a diferentes yacimientos y lugares de interés arqueológico, donde se guarda la memoria histórica de este territorio.

La ruta arqueológica nos propone un recorrido de 65 kilómetros en el que podremos visitar 7 iglesias románicas y sus correspondientes lugares arqueológicos asociados. Esto, unido a la dificultad de accesos que presentan algunos de los yacimientos, aconseja dedicar un día completo para su realización, comenzando si es posible a primera hora de la mañana. Además, se debe disponer de vehículo y forma física adecuada.
No obstante esta ruta, como el resto de las planificadas, puede fragmentarse en dos rutas distintas de medio día de duración cada una, señaladas con un color diferente en el mapa adjunto.

Para planificar su visita y ampliar información sobre itinerarios, horarios, guías etc. pueden ponerse en contacto con el Teléfono de Atención 'Románico Norte':  979 123 053

  
VISITA

Olleros de Pisuerga y Monte Cildá
Comenzamos nuestra ruta visitando la iglesia de los Santos Justo y Pastor en Olleros de Pisuerga (a 7 kilómetros de Aguilar de Campoo), rica en vestigios arqueológicos e históricos. La iglesia constituye uno de los mejores ejemplos de arquitectura rupestre del grupo del valle del Ebro. A pesar de ser un templo excavado, intenta imitar con gran acierto la tipología habitual de una iglesia románica, con dos naves acabadas en ábsides semicirculares coronados con bóvedas de horno y con la cubierta tallada en forma de bóvedas de cañón apuntado, sujetadas por simulados arcos fajones también tallados en la roca natural. En la cara exterior del macizo de roca arenisca que acoge el templo podemos observar varias sepulturas, a modo de necrópolis rupestre.
Esta fue la primera intervención realizada dentro del Plan 'Románico Norte' y gracias al trabajo realizado podemos hoy contemplarla en todo su esplendor, ya que se actuó sobre el pórtico, puertas de acceso, ventanas, grietas, la pila bautismal, el Crucificado y el bello retablo plateresco del siglo XVI. De entre las intervenciones realizadas podemos destacar la instalación de iluminación ornamental y la obra en la sacristía, que permite ahora hacer una lectura completa de este espacio con un posible origen prerrománico. La restauración realizada en la iglesia le ha valido al Plan de Intervención el premio ARQANO de arquitectura, otorgado por los Colegios de Arquitectos del Norte de España.
En sus proximidades encontramos el yacimiento de Monte Cildá, antiguo asentamiento del grupo cántabro de los 'maggavienses' donde se hayan restos de un importante castro en las Guerras Cántabras que fue bastión defensivo de diferentes pueblos hasta entrado el sigo XII. La subida al castro merece la pena por las maravillosas vistas del cañón de la Horadada.

Cómo llegar.
A escasos metros de Olleros de Pisuerga, hay una señal en la carretera que advierte del acceso al castro.
Se toma ese camino, y pronto hay una bifurcación. Se toma el tramo de la izquierda, alejándonos del río. Pronto empieza a subir, hasta llegar a una encrucijada de cuatro caminos. Allí debemos coger el de la derecha, y pronto estaremos en el castro.

Gama y su castillo  
A 14 kilómetros de Olleros se encuentra la siguiente parada de nuestra ruta: Gama. En un entorno de belleza espectacular se asienta el templo de San Andrés, cuyo origen se remonta a finales del siglo XII. Sin embargo, diversas intervenciones modernas muy agresivas le habían causado un fuerte impacto, haciendo que esta pequeña joya apareciera ‘oculta’ bajo distintos adosamientos. La intervención realizada dentro del Plan de Intervención ‘Románico Norte’ , ha pretendido recuperar los volúmenes anteriores sin dejar de reflejar el paso de la historia por el edificio, eliminando para ello las fábricas modernas de ladrillo (incluido el pórtico) y recobrando la cubierta a dos aguas. Del mismo modo, se ha despejado la espadaña y se ha liberado la ventana absidal románica. La intervención se completa con la adecuación del entorno de la iglesia y la restauración del retablo mayor, de estilo barroco y fechado en el siglo XVIII.
Sobre el roquedo que corona la localidad se localizan los restos de un castillo plenomedieval. Se trata de una pequeña fortaleza roqueda que se adapta a la estrechez de su emplazamiento, y de la que aún se conservan parte de sus muros y la torre del homenaje. Alberga, en el centro, la ermita de Nuestra Señora del Castillo, patrona del lugar.

Cómo llegar
El castillo de Gama se levanta sobre la meseta de Recuevas, en las estribaciones de las Tuerces. Se accede a él a través de un empinado y exiguo camino que parte desde la localidad de Gama.

Renedo de la Inera. Necrópolis rupestre,
Tras abandonar la localidad de Gama nos dirigiremos hacia la población de Renedo de la Inera, a 3 km, dominada por la iglesia de San Roque, donde recientemente concluía una de las últimas intervenciones del Plan 'Románico Norte'. En este edificio se aprecian reformas realizadas en diversas épocas cuya cronología resulta difícil de precisar. Estrictamente románico, de finales del XII, podemos considerar la cabecera y la espadaña, pues la nave, dividida en dos tramos, se cubre ya con bóveda de crucería.
Para la recuperación de esta iglesia se han realizado una serie de intervenciones que han ido principalmente destinadas a la corrección de los problemas de humedad y el mal estado de las carpinterías. Además se ha actuado sobre el coro y se ha reforzado la seguridad mediante la instalación de nuevas puertas de acceso. Por otro lado se ha adecuado y limpiado el entorno, protegiendo los restos de la excavación arqueológica.

Arqueología
En las inmediaciones del templo, a los pies de la espadaña, encontramos una necrópolis rupestre, excavada hace no muchos años, cuyo origen fácilmente se puede remontar al siglo IX, con pruebas de ocupación al menos hasta el siglo XII.

Villarén de Valdivia y Monte Bernorio
La última visita de la mañana nos llevará hasta Villarén de Valdivia (a 15 Km.), localidad situada a los pies del mítico Monte Bernorio. Aquí podemos contemplar la iglesia de Santa María, que conserva distintos elementos románicos y una pila bautismal del siglo XIII. Este templo fue restaurado de urgencia por el Plan de Intervención Románico Norte, debido al pésimo estado de conservación de su cubierta. Ésta ha sido sustituida completamente, aprovechando la magnitud de la obra para realizar otras operaciones como el arreglo de las cornisas. En el interior de la iglesia se ha restaurado el magnífico retablo mayor, pieza barroca realizada a partir de la segunda mitad del siglo XVII, durante cuya intervención salió a la luz un mecanismo giratorio que por estar inutilizado ocultaba tres de los seis relieves decorativos del tabernáculo, ahora recuperados.
La intervención integral concluyó con el ordenamiento del entorno de la iglesia, controlando la vegetación y limpiándolo de elementos perjudiciales.

Arqueología
Saliendo de la localidad accederemos en aproximadamente veinte minutos a pie al castro de Monte Bernorio, antigua e importante fortificación cántabra que tuvo que resistir el principal ataque romano en las Guerras Cántabras.  Todavía hoy se conservan algunos restos de los muros y fosos del castro. Su interés no se reduce a la antigüedad, sino que se extiende hasta la Edad Media, pues fue utilizado por los sucesivos pobladores del territorio. Además, el paisaje que desde allí se divisa es espectacular, comprendiendo la comarca de Valdivia, la meseta de Las Tuerces, Aguilar de Campoo y su embalse y toda la Montaña Palentina.

Puente romano de la Perdiz y Villavega de Aguilar
Tras la comida, que podemos realizar en los restaurantes de Aguilar de Campoo y alrededores, nos trasladaremos hasta la localidad de Nestar, en cuyas proximidades podemos contemplar el Puente Romano de la Perdiz, sobre el río Rubagón, en la calzada que unía la Meseta con Portus Blendium. Anexa a él se encuentra su área de interpretación donde podremos conocer más de este vestigio de la antigüedad del territorio ‘Románico Norte’. Siguiendo la ruta por la carretera P-220 alcanzaremos a tan solo 3 km. la localidad de Villavega de Aguilar, donde el equipo de restauradores del Plan ‘Románico Norte’ recientemente concluía las labores de restauración de diferentes piezas artísticas en el interior de la iglesia dedicada a San Juan Bautista, edificio románico levantado entre los siglos XII y XIII.

Entorno de la portada norte en Cillamayor 
A otros tres kilómetros por la misma carretera, realizaremos parada obligada en Cillamayor. Su iglesia de Santa María la Real tiene origen en el siglo XII y consta de una sola nave y ábside semicircular. En sus aleros posee una interesante colección de canecillos. Este templo fue objeto de una intervención integral del Plan Románico Norte en la que la calidad de la restauración de sus bienes muebles, especialmente el trabajo que el equipo de restauración realizó en la talla gótica de la Virgen con el Niño, es acorde con la realizada en el edificio, que en la actualidad vuelve a lucir su antiguo esplendor. Pero, sin duda, lo que más sorprende al visitante es la recuperación de un recurso de primer orden: una portada románica del siglo XIII que permanecía cegada en el muro norte. Su descubrimiento motivó una intervención arqueológica y la remodelación de todo el entorno para poner en valor los restos obtenidos, entre los que se cuenta la propia portada románica, diversos tipos de enterramientos y sepulcros antropomorfos y restos de un muro. La intervención en el espacio urbano y la nueva iluminación han merecido premios como el otorgado recientemente por el COAL.

Quintanilla de la Berzosa. Necrópolis rupestre.
Para finalizar la jornada, si aún no fallan las fuerzas nos podemos acercar bordeando el pantano de Aguilar hasta el despoblado de Quintanilla de la Berzosa (18 km.), cuyo único resto es la iglesia de San Martín, con vestigios románicos, donde el equipo del Plan de Intervención ‘Románico Norte’ ya ha iniciado los estudios previos a la redacción del proyecto de restauración, cuya ejecución verá la luz en los próximos meses. Bajo su espadaña podemos encontrar una necrópolis rupestre de tumbas antropomorfas.