Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Memoria Histórica

Iglesia de Santa María y San Martín

FOTOVista general del templo

Vista general del templo

© Fundación Santa María la Real - CER

La importancia arqueológica de Villarén, viene determinada por su ubicación en las faldas del famoso Monte Bernorio, en el que los niveles de ocupación arrancan del Bronce Final.

 

 

.

FOTOPortada del templo

Portada del templo

© Fundación Santa María la Real - CER

Durante la Segunda Edad del Hierro el castro fue fortificado siendo sometido y romanizado en la campaña final de las guerras cántabras tras el ataque de la columna de Lucius Aemilius (año 25 a.C.). Su importancia como enclave estratégico decayó tras la conquista. De nuevo fue ocupado durante la Guerra Civil como importante hito del Frente Norte, entre los años 1936-1937. De época altomedieval datan los conjuntos de arquitectura rupestre emplazados junto al pueblo (conjuntos de San Martín y San Andrés) y en sus alrededores (Ormita Peña).

ESCULTURA

La iglesia parroquial de Villarén, dedicada a Santa María, es un edificio de considerables dimensiones y planta de cruz latina, levantado en sillería arenisca y compuesto de nave única dividida en dos tramos, transepto y cabecera cuadrada tras la que dispone la sacristía, el conjunto de espacios cubiertos con bóvedas de crucería estrellada. Es obra fundamentalmente de los siglos XVI y XVII, excepción hecha de la portada abierta en el muro meridional, de cronología tardorrománica y de la pila bautismal conservada en su interior. Según informa Zalama, consta que el maestro cantero Juan de Sobremazas trabajó en la fábrica de la iglesia de Villarén a mediados del siglo XVI. Dos inscripciones situadas en sendas claves de las bóvedas de la cabecera y crucero proporcionan las fechas de la cubrición, respectivamente AÑO DE 1684 y AÑO DE 1686.
Nos interesa aquí su monumental portada, respetada e integrada en la fachada renacentista que la enmarca. Consta de arco de apuntado y cinco arquivoltas molduradas con alternancia de boceles y escocias, arquivoltas que descansan sobre una sencilla imposta moldurada y jambas en las que se acodillan dos parejas de columnas, de las cuales dos han perdido sus fustes. En los cuatro capiteles conservados se resume la decoración escultórica románica del edificio. Repiten éstos el tipo de cesta vegetal con acantos de puntas vueltas que acogen bolas en el caso de las medias, frutos las extremas y ramillete central. Siguen el modelo consagrado en San Andrés de Arroyo y repetido en Santa Eufemia de Cozuelos (capiteles hoy en el altar), la Virgen de las Fuentes de Amusco, etc. aunque el tratamiento es mucho más tosco, desleído y geometrizado. Las basas conservadas presentan perfil ático con prominente toro inferior.

Tanto la estructura de la portada como su sencilla decoración apuntan hacia una obra románica tardía, posiblemente bien entrado el siglo XIII.

Por lo que respecta a la pila bautismal, el estilo, claramente gótico, de su decoración vegetal (arquerías con motivos vegetales: lises y hojas lobuladas), nos lleva a fechas tardías dentro ya de los siglos XIII-XIV.

 

FOTOEntorno de Villarén

Entorno de Villarén

© Fundación Santa María la Real - CER

Autor del Texto: Artemio Manuel Martínez Tejera

Enciclopedia del Románico - Fundación Santa María la Real