Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Fases Constructivas

Iglesia de Santa María

FOTOCabecera del templo, levantada hacia el 1200

Cabecera del templo, levantada hacia el 1200

© Fundación Santa María la Real - CER

Para el estudio de la Iglesia del monasterio de Santa María de la localidad de Santa María de Mave, no contamos, desafortunadamente, con mucha información procedente de los libros de fábrica. Tan sólo hemos encontrado unas referencias en un inventario de bienes que se realizó en 1901, aparecido dentro de otro volumen dedicado a la Iglesia de San Lorenzo de la cercana localidad de Mave. Lamentablemente, los datos que obtenemos de ellos se refieren a un listado de las posesiones de vestimentas y material litúrgico.
Con lo que sí contamos, y además nos da una datación bastante fiable para la construcción de la primitiva iglesia, es con las crónicas de Alfonso II.

A pesar de estas ayudas, que nos sitúan el punto de partida del edificio, la única forma de elaborar una hipótesis más o menos fiable de la evolución constructiva del edificio, es con la simple observación de muros, de sus aparejos, uniones, superposiciones, desplomes, rupturas, etc. En este sentido, si bien es cierto que en el interior de la iglesia el conjunto parece un todo unitario, en el exterior no podemos decir lo mismo.
Hay que señalar, que el análisis que sigue a continuación se centra sólo en las grandes campañas constructivas, obviando pequeñas obras que, como es lógico, se fueron sucediendo en un edificio de nueve siglos de antigüedad.

 

FASES MEDIEVALES

Podemos situar con precisión la construcción de la iglesia entre 1200 y 1206/1208, muy probablemente sobre otra construcción anterior en el tiempo. Algunas fragmentaciones que pueden observarse entre la cabecera triabsidal y el cuerpo de naves, aunque son poco apreciables, nos hacen sospechar que la parte más antigua del conjunto es la cabecera. Por otro lado, se trata de algo habitual, pues suele ser la parte que primero se construye para así, una vez finalizada, poder comenzar con los oficios religiosos. Además, en muchos casos, suele ser el área que se conserva si hace falta ampliar el edificio para dar cabida a un mayor número de fieles.

Una segunda etapa, en un momento posterior pero no muy alejado en el tiempo, corresponde con la construcción del grueso del edificio. Es ahora cuando se levanta la potente linterna las tres naves del edificio, con los pilares cruciformes que sustentarían la  cubierta original, y la primitiva puerta de acceso, que está situada a los pies de la nave central, en el lado occidental del templo. No se trata de la apertura que existe hoy, ni en ella se encontraba adosada en un primer momento esta portada decorada que podemos ver en la actualidad. Para poder hacernos una idea de su forma anterior, hemos de observar la puerta desde el interior de la iglesia, pudiendo comprobar cómo hay un adosamiento, una ruptura del muro, que indica que la nueva portada está encajada con posterioridad a la construcción de este lienzo.
Así pues, a pesar de que por los motivos decorativos que presentan las jambas y arquivoltas su construcción es fruto de una época románica tardía, el hecho de que esté colocada con posterioridad, nos hace pensar en que pudo haberse traído desde otro lugar. Situamos en una fase más tardía, la construcción de la cúpula que cubre la linterna del crucero de la iglesia. Una cúpula realizada con sillares concéntricos, que exige sin duda una mano experta a la hora de realizar dicho trabajo

FASES POSTMEDIEVALES

En una cuarta fase, hemos incluido la colocación de la portada tal y como lo conocemos hoy. Sabemos que está recolocada, como ya hemos explicado antes, por el engarce de muros que se observa desde el interior. Esta portada responde a la tipología establecida en los talleres de San Andrés de Arroyo, de una época datada en el románico tardío. Por ello parece razonable pensar que ha podido ser trasladada desde otro edificio, o bien ha llegado desde un taller que no trabajaba directamente en Mave, lo cual parece raro, conociendo cómo eran las formas de trabajo de esa época, que se realizaban “in situ” en el lugar elegido para la construcción.

Como siguiente fase introducimos el levantamiento de la estancia situada en el lado Sur, junto al ábside de la epístola y que se utiliza como sacristía. Para fechar esta estancia, nos guiamos por criterios generalistas, pues es durante los siglos XVI-XVII cuando se levantan éstas o se reutilizan habitáculos ya existentes, para este fin.


La última fase dentro de estas grandes campañas de las que estamos hablando, es la correspondiente a las reformas realizadas en el siglo XX.

En ésta incluimos el cambio de cubierta de las naves laterales, posiblemente por derrumbe. Tenemos el documento del “Catálogo monumental de la provincia de Palencia”, escrito en 1939, en el que se habla de la cubierta de crucería de las naves laterales. Hoy es una cubierta de madera.
Sabemos también, por testimonios personales, que había dos retablos en los ábsides laterales, cubriendo los vanos existentes. Uno de ellos se encuentra actualmente en una capilla de la Catedral de Burgos. Por la misma vía conocemos la existencia de un coro, derruido en las últimas décadas del pasado siglo.

 

 

Autor: Álvaro Tovar
Adaptación: José Miguel Ortega - Víctor Álvarez

Todos los textos e imágenes son propiedad de la Fundación Santa María la Real - CER 

 

« Memoria Histórica