Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Románico Norte restaura una talla del siglo XIV de la iglesia de San Andrés en Cabria

FOTORostro de la talla.

Rostro de la talla.

© Fundación Santa María la Real

El equipo del Plan de Intervención Románico Norte ha restaurado una talla de madera policromada, perteneciente a la iglesia de San Andrés, en la localidad palentina de Cabria. Técnicos de la Fundación Santa María la Real han sido los encargados de recuperar esta imagen de la Virgen con el Niño, de finales del siglo XIV.

La iglesia de San Andrés en Cabria es un edificio de origen románico, tal y como corrobora una inscripción, que lo fecha en el siglo XIII, en 1222. El templo está  construido fundamentalmente en sillería arenisca bien escuadrada. A su etapa  románica corresponde la nave norte, con ábside semicircular. Aunque, posteriormente, se le añadieron algunas estancias como la nave sur, en la que se remonta la portada con la inscripción, una torre-campanario, la sacristía o el pórtico.

En el ábside románico del templo se conserva una imagen de la Virgen con el Niño, realizada probablemente a finales del siglo XIV. Una talla de madera policromada, cuyo modelo deriva del gusto románico, aunque con un claro giro hacia el naturalismo, que se vislumbra en la humanización de las expresiones y proporciones de las figuras.  

 

Estado de conservación 

En cuanto a las capas pictóricas, podemos hablar de dos grandes problemas: por un lado, la pérdida generalizada de la adhesión entre los distintos estratos, que había ocasionado importantes pérdidas de policromía.

Por otro, la talla había sido objeto de distintas intervenciones a lo largo de su vida, por lo que presentaba diferentes repintes. La más destacada es el repolicromado de calidad que se le aplicó en época renacentista, momento en que debió eliminarse la policromía original, ya que no se han encontrado restos. Sobre esta intervención se practicaron otras de dudosa calidad en épocas más cercanas. Todas ellas, lejos de mejorar el aspecto de la pieza o contribuir a su mejor conservación, la perjudicaban gravemente. Además, se había producido un oscurecimiento de la superficie por la oxidación de los barnices y la acumulación de suciedad. 

 

Tratamiento realizado 

Tras una primera fase de documentación y toma de datos, se procedió a realizar una serie de tratamientos de conservación de la talla. Su objetivo fue evitar el proceso de deterioro, actuando sobre las causas que lo provocaban hasta lograr la estabilidad física de la pieza. En este sentido, los tratamientos más destacados han sido: la adhesión de los estratos polícromos, la desinsección preventiva y cohesión de la madera, y la eliminación de repintes y restos de suciedad.

Tras un minucioso estudio, que sirvió para confirmar el tratamiento más acertado para la presentación final de la obra, se eliminaron en lo posible todas las intervenciones posteriores a la policromía renacentista. En el caso de la mano derecha, no se tuvo en cuenta que se trataba de un añadido posterior, puesto que su eliminación hubiera interferido en la función de culto de la talla. Por ello, se aplicó un tratamiento de reintegración distinto al del resto de la obra para diferenciarla claramente del soporte original.

Tras la limpieza, el nivel de pérdidas de policromía era tan importante que exigía buscar una solución reintegradora que no eliminase el natural envejecimiento de la obra, pero que recuperase el aspecto y la dignidad que tuvo en origen. Como es habitual en Románico Norte, se siguió el criterio de mínima intervención. Así, las grandes lagunas se solucionaron con reintegraciones muy discernibles del original, pero que pasan desapercibidas a media distancia. El resto, de menor importancia, se integraron más, hasta casi eliminarse las de menor tamaño. La actuación concluyó con la aplicación de una capa protectora. 

 

Otras actuaciones 

Cabe recordar, además, que ésta no es la primera actuación que se lleva a cabo en la iglesia de Cabria. En su día el equipo del Plan de Intervención Románico Norte, ya ejecutó las obras de restauración de las cubiertas de naves, sacristía y pórtico.

También se ha trabajado en el interior del templo, donde se procedió al picado de los revocos existentes en la sacristía para posteriormente aplicar unos más adecuados. Igualmente, en el espacio de la sacristía se procedió al nivelado y la reposición de las piezas del pavimento deterioradas.

La intervención en los entornos ha consistido en el derribo de una cochera y un muro de nueva ejecución, que se encontraban a los pies de la torre, en el muro oeste, e impedían la correcta visualización de la estructura del templo. Una vez eliminados se procedió al acondicionamiento del terreno, mediante el desbroce,  la siembra de césped y el traslado del mobiliario urbano.

Actualmente, se está ejecutando la sustitución de las ventanas por placas de alabastro traslúcido y se está concluyendo el proyecto de iluminación del templo.

Más información en la web:
- Los vecinos de Cabria conocen cómo se realizó la restauración de una de las tallas de su iglesia
- Cabria - San Andrés

« Románico Norte utiliza los códigos QR para facilitar la visita a los templos incluidos en el Plan Los vecinos de Cezura conocen de primera mano el funcionamiento del sistema PortableAR »