Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Fases Constructivas

Iglesia de San Julián y Santa Basilisa

FOTOPórtico de la iglesia, con la torre medieval al fondo.

Pórtico de la iglesia, con la torre medieval al fondo.

© Fundación Santa María la Real - CER

Para el estudio de la Iglesia de San Julián y Santa Basilisa de Rebolledo de la Torre, contamos con los tres Libros de Fábrica de la parroquia de San Julián y Santa Basilisa que abarcan fragmentadamente desde 1696 hasta 1974 (Libro I, 1696- 1736; Libro II, 1793- 1877;Libro III, 1878- 1974), además de existir el Libro de Inventarios, que guarda datos entre 1819 y 1871.

Como vemos, la cronología de estos documentos nos impide tener noticias fiables de la época medieval, cuando se construye el primitivo edificio (previo a las sucesivas transformaciones que han configurado su imagen actual) además claro está del magnífico pórtico que antecede a la entrada de la iglesia. Además, lamentablemente la mayoría de los datos que obtenemos de ellos se refieren a compras y arreglos de vestimentas y material litúrgico. Tan sólo encontramos referencias  a pequeños arreglos en alguna de las partes del edificio.
Por ello, la única forma de elaborar una hipótesis más o menos fiable, es con la simple observación de muros, de sus aparejos, uniones, superposiciones, desplomes, rupturas, etc. Con esta técnica, podemos llegar a apreciar ciertos cambios, suponer etapas constructivas y argumentar las circunstancias que indujeron a todo ello. Hay que señalar, que el análisis que sigue a continuación se centra sólo en las grandes campañas constructivas, obviando pequeños detalles que, como es lógico pensar, se fueron sucediendo en un edificio de nueve siglos de antigüedad.

.

ETAPAS CONSTRUCTIVAS

Al realizar la lectura de muros de esta iglesia en particular, debemos partir de una premisa que complica todo el análisis. Nos referimos al magnífico pórtico abierto en el lienzo Sur. La ejecución de esta galería se atribuye al taller de un tal Juan de Piasca, cuya firma aparece en un epígrafe de la interesante ventana occidental que se abre en el pórtico. En este epígrafe se fecha la terminación del pórtico “en la era 1224”, esto es: en el año 1186.
Pues bien, el problema se nos presenta cuando observamos que el pórtico está adosado sobre la sala que hoy hace las veces de sacristía, lo que por lógica, nos hace pensar que este espacio hubo forzosamente de ser anterior al pórtico. La contrariedad viene cuando fechamos estilísticamente esta dependencia hacia el siglo XIII, un siglo más tarde de lo que sería el pórtico. Ciertamente, esto provoca no pocos quebraderos de cabeza y sólo es posible explicarlo a través de diversas interpretaciones, aunque ante la inexistencia de documentos históricos que lo atestigüen, serán simples hipótesis y como tal hay que tomarlas:

1. El pórtico es de la fecha indicada en el ventanal, y fue avanzado unos metros hacia el frente un siglo después debido a una ampliación del templo o bien podría estar remontado y colocado de una manera diferente a la original.

2. La sacristía no es del siglo XIII como decimos por su tipología interior y la forma de sus molduras exteriores, sino anterior a 1186.

3. El pórtico y la ventana proceden de un despoblado cercano conocido como Vallejo y fueron trasladados en un momento determinado (posterior al siglo XIII) a la iglesia de Rebolledo de la Torre.

Teniendo esto presente, proponemos la siguiente interpretación de las fases constructivas:

Edad Media:
Por lo anteriormente expuesto, hemos decidido considerar que la primera fase constructiva del templo que podemos observar en la actualidad ha de ser la construcción del espacio ahora utilizado como sacristía (e incluso anteriormente un fragmento de muro, al que se han adosado ambos lienzos). Esto ha de ser así, a pesar de que cronológicamente sea anterior el pórtico, debido a la superposición de muros que nos indica que este último fue insertado con posterioridad. No sabemos con seguridad cual pudo ser la configuración ni tampoco la tipología prístina de estas estructuras, pudo formar parte de una torre  señorial, (junto a la iglesia hay otra conservada casi completamente); pudo ser una dependencia más de un edificio civil; o porqué no, parte de un anterior edificio religioso probablemente de pequeñas dimensiones. Fecharemos estas construcciones en torno al siglo XIII, entendiendo que en un determinado momento posterior se inserta aquí el pórtico. De la misma época pero como una construcción aparte, nos encontraríamos la iglesia existente en el mismo espacio que ocupa el actual edificio religioso. Puede apreciarse la sillería con labra románica debajo del coro, en uno de los pocos espacios que no están encalados. De esta época se conserva igualmente el lienzo en el que se embute la portada que da acceso a la iglesia, aunque con muchas dudas, puesto que parece muy transformada, al mezclarse sin mucho orden la sillería y la mampostería.
También de época medieval, aunque algo posteriores, son otras reformas que hemos detectado en el edificio, y que aparecen reflejadas en el documento gráfico.

Reformas Posmedievales:
En el siglo XVI, y esto ya si que lo tenemos documentado, se decide ampliar la iglesia, realizándose el grueso de las reformas que han configurado su imagen actual. Una razón muy probable para esta gran ampliación, es el aumento del número de feligreses que posiblemente abarrotarían el anterior edificio, que se habría quedado demasiado pequeño para un núcleo principal de población como el que constituía Rebolledo de la Torre. Como es lógico se comienza por la cabecera, destruyéndose la anterior, de la cual no queda resto alguno, al menos visible. A finales de este mismo siglo, finaliza la construcción de la nueva iglesia, reaprovechando tan solo una mínima parte del anterior templo (parte baja del coro). Se amplía el edificio con una nave más en la zona Norte, y una pequeña sala a los pies de la misma, dando una imagen muy simétrica en la planta del edificio. En la misma época se está levantando la estilizada nueva torre campanario que termina de configurar la característica imagen actual del templo.
Por otro lado, la mayoría de las ventanas de la iglesia (la de la sacristía y las del lienzo norte) se abren en este siglo, formando parte de esta gran ampliación del edificio.

Reformas Contemporáneas (siglos XIX y XX):
La siguiente gran obra se realiza entorno al siglo XIX, se trata de la conversión del pórtico en vivienda para el párroco. No es algo extraño, pero sí complejo ya que se hubo de levantar la altura del pórtico románico, para abrir unos vanos cuadrangulares en la parte recrecida que servían como ventanas de la vivienda. Ello obligó a mover la cornisa, los canecillos y las columnas pareadas, además se tapiaron todos los ojos del pórtico para evitar el paso de la luz. Según queda constancia en la memoria popular, el cegamiento del pórtico se volvió a abrir en 1928.
 La última gran intervención fue realizada en 1999 y consistió en una restauración total de la iglesia, acompañada de una excavación arqueológica en puntos muy concretos del edificio. En esta restauración se colocó una nueva cornisa a lo largo de todo el perímetro de la iglesia, además de recolocar un gran boquete surgido en el lienzo Oeste a raíz posiblemente de caerse los sillares antiguos. Se aprecian perfectamente los sillares nuevos colocados.

 

Fases Constructivas de la Iglesia de San Julián y Santa Basilisa



(© Todos los gráficos, imágenes y textos son propiedad de la Fundación Santa María la Real - CER)
 

Más información en la web:
- Rebolledo de la Torre - San Julián y Santa Basilisa

« Memoria Histórica