Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon

Nuestra Señora de la Asunción


Manzanedo

Iglesia de Ntra. Señora de la Asunción

FOTOÁbside, vista exterior

Ábside, vista exterior

© Fundación Santa María la Real - CER

En torno al siglo X, la población de Manganéela (nombre con el que aparece Manzanedo en la documentación medieval) pertenecía al alfoz de Arreba. Posteriormente, según nos dice el libro Becerro de las Behetrías, pasó a integrarse en la merindad de Castilla Vieja, siendo solariego de Don Nuño y de Don Pedro Fernández de Velasco.

 

.

FOTOCapitel en Manzanedo

Capitel en Manzanedo

© Fundación Santa María la Real - CER

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, a pesar de haber sufrido importantes modificaciones,  mantiene en lo fundamental las líneas románicas que la conformaron a mediados del siglo XII, conservándose de esta época importantes áreas: el ábside, espadaña, portada y muro sur. No obstante, la primitiva nave románica aparece hoy cubierta con bóvedas de crucería, claramente posteriores a los siglos románicos.

La portada, de tres arquivoltas, se ubica a los pies del templo, conservándose hoy únicamente su decoración impostada, muy estilizada y labrada en bajorrelieve.

Como hemos comentado, el ábside se conserva prácticamente íntegro, apareciendo al interior abovedado en cañón en el tramo presbiterial y con cúpula de horno en la capilla. En el interior, el testero del ábside se divide en dos cuerpos, estando constituido el inferior por arquerías ciegas de medio punto de estructura esbelta y elegante, dos en cada lado del presbiterio y siete en el tramo curvo; los dos del lado norte desaparecieron al abrirse la puerta de la sacristía, mientras que otras tres permanecen hoy ocultas tras el retablo mayor.

 

FOTOArquerías del Ábside

Arquerías del Ábside

© Fundación Santa María la Real - CER

Respecto a la decoración escultórica, los capiteles, de formas esbeltas y alargadas al igual que las arcadas, están decorados con elementos vegetales decorados en bajorrelieve. Siguen todas la misma estructura de formas convencionales y antinaturalistas, salvo en uno de ellos (situado en el muro sur) donde podemos ver como las hojas se curvan de manera distinta y se elevan hasta otra altura, además de poder observar una labra también diferente.

Por otra parte, en los lienzos exteriores tan sólo se conservan dos canecillos sobre la portada, uno de ellos decorado con cabeza de animal.

Por sus características formales, el templo podría ser obra de los mismos maestros que trabajan en otros edificios de la zona, aunque la composición y forma de los capiteles, los acerca más a los usos silenses, pudiéndose constatar a su vez una datación algo posterior para las labras de los capiteles que para la construcción del edificio.