Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon

Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción


Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción.

Monasterio

FOTOVista general del templo

Vista general del templo

© Fundación Santa María la Real - CER

La única referencia documental que encontramos de esta localidad aparece en 1273, en la que Toda Pérez vende al abadengo de Aguilar todo cuanto posee en Monasterio. No parece ser suficiente para justificar toda su pertenencia al monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo. En la peña cercana que domina el caserío existen claras evidencias de punto fortificado.

.

FOTOEntorno de Monasterio

Entorno de Monasterio

© Fundación Santa María la Real - CER

ARQUITECTURA:
La iglesia de la Asunción de Monasterio, es un edificio rectangular, de nave única (siglo XIII) a la que se adhiere otro cuerpo rectangular meridional que funciona como sacristía reaprovechando el material existente. Una torre cuadrangular postmedieval adosada posibilita el acceso a la espadaña tardorrománica. Todo ello está construido con sillarejo de arenisca local, a excepción de los ángulos y algunos sectores de los muros Norte y Sur, realizados en sillería.
La nave rectangular presenta una cubierta de madera atirantada, realizada en 1984, fruto de la restauración de la iglesia -anteriormente también fue de madera aunque enmascarada por placas de tablazón- y con vertiente exterior a dos aguas. Resaltada sobre el muro meridional se abre la portada, que posibilita el acceso al templo. Es sencilla, formada por doble arquivolta apuntada y chambrana sin decorar. El edificio posee un pequeño ábside de planta cuadrangular que interiormente se cubre con bóveda de cañón apuntado, y un arco triunfal doblado, con pilastras cuadrangulares  coronadas con cimacios que  da paso a la nave del templo. A sus pies, aparece un coro alto de madera, perfectamente conservado. arcosolios abiertos en los lados septentrional y oriental serán los encargados de albergar la imaginería.
Un gran arco apuntado doblado sirve de elemento de separación entre la nave y la sacristía. Por testimonios orales sabemos que este amplio arco estuvo cegado por mampostería y ladrillo hasta que se liberó de estos materiales de relleno durante la  restauración vecinal. Del siglo XVII-XVIII es el enlosado sepulcral numerado conservado en perfecto estado, posteriormente los enterramientos se realizarán en el exterior del templo, en el Camposanto adosado al lado septentrional.
Desde el exterior, apreciamos la altura de la espadaña de cronología y tipología tardorrománica. Se remata a piñón con dos niveles, abriéndose dos vanos casi apuntados en el cuerpo inferior y un campanil también apuntado en el superior, con empleo de molduraciones y chambranas sencillas que enriquecen su perfil según el modelo convencional de la comarca. El acceso se efectúa desde una escalera de caracol cobijada en un cuerpo cuadrangular adosado a la cabecera, con cubierta de madera a tres vertientes. Según una lámina publicada por García Guinea, observamos otra pequeña espadaña elevada sobre el hastial Oeste, derribada hace ya una treintena de años.
Nos encontramos ante un edificio de gran sencillez, levantado por una pequeña comunidad escasa en recursos y posibilidades, en la que discernir cronologías resulta extraordinariamente confuso en función de la falta de elementos decorativos que proporcionen pistas aproximativas. No parece existir contigüidad con las iglesias románicas del entorno cercano (Villanueva de la Torre, Quintanahernando, Matabuena o Corvio), en todo caso, estamos ante un edificio que todavía conserva ciertos rasgos formales tardorrománicos, realizado por una comunidad rural durante el siglo XIII avanzado.

FOTOPortada Románica de la Iglesia

Portada Románica de la Iglesia

© Fundación Santa María la Real - CER

ESCULTURA:
El único interés decorativo del edificio se localiza en   la portada meridional y en los canecillos que soportan la cornisa.
La portada formada por doble arquivolta descansa sobre columnas con capiteles y jambas esquinadas. Los capiteles demuestran con gran claridad cómo un modelo de herencia tardorrománica es asimilado por canteros locales siguiendo esquemas de suma rudeza: los cuatro capiteles están constituidos por boceles dispuestos horizontal y verticalmente a modo de cilindros.
En el exterior del muro sur y norte, bajo la cornisa  aparece una hilera de canecillos, siendo de proa de nave en el lado meridional, donde se tallan muy esquemáticamente una figura masculina y otra femenina con alargado tocado. El resto de los canecillos que sujetan los aleros de ambos muros son de sencilla proa de nave sin ningún tipo de decoración, a excepción de líneas incisas marcando los contornos, semejante a los de la ermita de Santa Lucía de la misma localidad de Monasterio.

IMAGINERÍA:
A raíz de la reforma vecinal de 1984 se desmontó el retablo mayor por las malas condiciones de conservación en que se encontraba y se colocaron como exentas algunas de sus tallas en el altar mayor. En el centro aparece la talla de una Virgen Gótica sedente con Niño de fines del siglo XIV -repintada groseramente- y a ambos lados las imágenes de San Mateo y San Agustín del siglo XVII. Otras dos imágenes aparecen en el lado del evangelio, San Roque del siglo XVI y San Agustín del primer tercio del XVII.
Al este del espacio de la sacristía aparece una sencillísima pila bautismal, moderna, semiesférica invertida sin ningún tipo de decoración, levantada sobre tres escalones de planta circular.

Autor del texto: Emilio José Rodríguez Pajares

Enciclopedia del Románico - Fundación Santa María la Real 

FOTOBienes Muebles

Bienes Muebles

© Fundación Santa María la Real - CER